Margaret Thatcher, la mujer.

Publicado en por Attila

Acabo de ver La dama de hierro y no he salido muy contento, de hecho he estado a punto de dejar de verla debido a su poca diversión ofertada. Creo que su director Fyllida Lloyd debería de haber contado la historia de principio a fin sin tanto flash back y más como una historia completa con dos flash back y basta. Las escenas en las que se recrean la demencia senil, crisis de doble personalidad o alzheimer no son necesarias para el devenir de la historia, pero es mi pinión no la de los que pagan el trozo de celuloide utilizado.

19863646.jpg-r_760_x-f_jpg-q_x-20111207_011541.jpg

Por el contrario, me he quedado a verla porque Meryl Streep es una película en sí misma, es la otra dama de las imitaciones (en vez de hierro).

 

La actriz norteamericana (muy criticada por ser americana) ha bordado el personaje y se ha convertido en una pieza esencial del cine moderno. Una actriz que sabe estar, que ha clavado los movimientos de la ex primera ministra, que ha dejado a un lado su acento y ha copiado otro a la perfección (si me permiten el comentario los expertos en lengua inglesa, que yo no lo soy. Se ve claramente la diferencia entre un inglés y un americano y Meryl es inglesa en esta peli).

1241446253_extras_ladillos_1_0.jpg

Yéndome al tema de La dama de hierro solo debo de decir que no creo que sea una buena película y que simplemente el nombre de la estrella ha dado pompa al film, no obstante, merece la pena ser vista, no en cines sino en casa, para ver la progresión de una mujer grande en la historia de su país y del mundo y pequeña en vida... una mujer que vivió sola.

 

Que a nadie se le pase ver la escena que sale en todos los trailers en la que no reniega a su gorro y su collar de perlas gemelas es absolutamente fascinante.

margaret-that-meryl.jpg

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post